Croquetas sin gluten. La mejor receta para celíacos

Las croquetas siempre han sido uno de los platos caseros con más éxito. Sin embargo, como sabéis, no es un plato sencillo de elaborar si tenemos en cuenta que la harina sin gluten tiene un comportamiento muy distinto a la de la harina con gluten. Pero no por ello vamos a renunciar a conseguir unas croquetas sabrosas y tiernas. Así que, ¡manos a la obra! ¡Allá vamos! 

Receta de croquetas sin gluten

Existen multitud de recetas de croquetas sin gluten. Las hay tradicionales, las de toda la vida, pero también de arroz, sin leche, sin huevo, de atún o de jamón. Pero nosotros nos decantamos en esta ocasión por las más tradicionales, y las que suelen gustar más a toda la familia, y sobre todo a lo más pequeños, la receta de croquetas sin gluten de jamón. 

Croquetas sin gluten de jamón

Los ingredientes fundamentales de las croquetas de jamón para celíacos son los siguientes: 

  • Maicena. 
  • Jamón, beicon o chorizo, según el gusto. 
  • Puré de patatas instantáneo. 
  • Cebolla 
  • Harina sin gluten 
  • Queso rallado 
  • Aceite
  • ½ litro de leche 

Pasos para elaborar unas riquísimas croquetas de jamón sin gluten: 

  1. Trocea una cebolla para sofreír. Cuando ya esté dorada, añade ½ vaso de leche. 
  2. Cuando veamos que empieza a hervir es cuando le añadiremos 2 cucharadas soperas de puré de patata instantáneo. Dejamos durante 10 minutos que hierva a fuego lento. 
  3. Diluimos la maicena con leche y le añadimos la preparación anterior. Lo removemos hasta que obtengamos una pasta consistente. 
  4. Añadimos el jamón, beicon o lo que queramos. También el queso rallado y lo dejamos enfriar.
  5. Cuando ya esté fría, es hora de moldear las croquetas y bañarlas en harina sin gluten, pan rallado sin gluten y huevo. 
  6. Y, ¡último paso antes de que estén listas para saborear! Freímos con abundante aceite. 

¡Y ya estaríamos listos para disfrutar de unas increíbles croquetas de jamón sin gluten para celíacos. 

Tipos de harina para croquetas sin gluten

Disponemos de diferentes tipos de harinas sin gluten ideales para elaborar el empanado de estas deliciosas croquetas. Una de ellas es la harina de maíz, rica en minerales, vitaminas, fibra, ácido fólico y hierro, excelente por su intenso sabor. Es recomendable mezclarla con otras harinas para mejorar la textura y poder empanar fácilmente tus croquetas.

Otra harina clásica es la de arroz, característica por su sabor neutro y su alto valor proteico, su contenido en vitaminas del grupo B y almidón. Una molienda gruesa sería de gran utilidad para empanar tus croquetas y que no se desmoronen al freirlas.

La famosa harina de quinoa recomendamos mezclarla con la harina de trigo sin gluten para conseguir una textura óptima. Su sabor es ligeramente parecido a los frutos secos, pero en este caso más fácil de digerir. 

Sin embargo, nuestra harina favorita para esta receta es la harina de garbanzos. Este tipo de harina leguminosa es por excelencia la mejor para tus rebozados en cuanto a su alto valor nutricional, muy recurrida en repostería. 

Las croquetas son un clásico en la gastronomía de nuestra tierra. Una receta que se puede modificar para que los celíacos puedan disfrutar de este manjar con el mismo sabor y textura de siempre. ¡Esperamos que os haya gustado esta receta y podáis disfrutar de ella muy pronto!

× ¿Cómo puedo ayudarte?