Celíacos, de ignorados a oscuro objeto de negocio para las marcas

Fuente: www.elconfidencial.com

Los intolerantes al gluten están de enhorabuena ya que muy pronto van a poder disfrutar de uno de los placeres más prohibidos para ellos: beberse una buena jarra de cerveza en un bar. Mahou, la cervecera más importante de España, ha lanzado al mercado su primera cerveza para celíacos. La nueva Mahou Cinco Estrellas sin gluten se ha empezado a distribuir en supermercados, bares y hoteles tanto en formato botellín, como en lata. No es el primer caso en nuestro país. Estrella Damm fabrica desde hace una década la Damm Daura y acaba de sacar al mercado una nueva variante doble malta bautizada como Märzen.

Que los celíacos vayan a poder escoger entre dos marcas de cerveza da buena muestra de que la sociedad está sensibilizándose poco a poco con esta intolerancia. Pero no solo eso. También queda demostrado que las empresas han descubierto un filón comercial en los productos sin gluten. Y tiene lógica.

La Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) estima que hay alrededor de medio millón de personas diagnosticadas de celiaquía en España. Son algo más del 1% de la población, pero la enfermedad aumenta un 15% cada año. Además, FACE estima que aunque no todos son diagnosticados como intolerantes, un 6% de la población es sensible al gluten. Y la tendencia parece que irá a más. De acuerdo con datos de Sage en países como Estados Unidos un tercio de la población opta por productos sin gluten si puede elegir.

Comercios, restaurantes y empresas se reinventan para incluir en su oferta productos adaptados a esta minoría. Es el caso de grandes franquicias de restauración como el grupo VIPS y Tommy Mel’s, que reservan una página de su menú para estos intolerantes.

No son los únicos. Los supermercados han convertido los productos para celíacos en una de sus prioridades. Aunque el pionero fue Mercadona, la gama sin gluten gana protagonismo en otras grandes superficies, como Eroski y Carrefour, que hace pocos meses estrenó una nueva línea de artículos de marca blanca.

También las marcas de toda la vida se han subido al carro de los productos para celíacos. Es el caso de la valenciana Dulcesol, que recientemente amplió su gama sin gluten a las natillas, o de Pastas Gallo, pionera en este sentido.

Casi 1.500 euros más al año en la compra

“El aumento de la presencia en los supermercados ha sido muy positivo”, valoran desde FACE, la Federación de Asociaciones de Celíacos. Sin embargo, advierten que todavía queda un largo camino por recorrer. De acuerdo con sus cálculos, un celíaco paga 1.468,72 euros más en la cesta de la compra anual, 30,60 euros más a la semana y 122,39 euros más al mes.

El colectivo lleva años reclamando que se repare la merma económica que conlleva su enfermedad con deducciones fiscales o subvenciones. La idea suena rara en España, pero es una realidad en varios países europeos.

Por ejemplo, en Italia el Estado paga una subvención de 100 euros por persona. En Noruega se abonan hasta 240 euros al mes a cada enfermo, la paga más alta de toda Europa por esta afección.

Queda lejos la época en la que los celíacos tenían que buscarse la vida en tiendas especializadas donde habitualmente los precios eran inversamente proporcionales al sabor de los alimentos.”Alimentos básicos, como un paquete de macarrones o una barra de pan, te costaban el triple”, recuerda Lola Campos, madre de Patricia, intolerante desde que nació. La vida para estas personas es en estos momentos casi tan normal como la de los demás. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.